Lujosa villa moderna con vistas al mar
Ref. ALTE0065

Características básicas

m<sup>2</sup> parcela
800 m2 parcela
m<sup>2</sup> vivienda
540 m2 vivienda
Dormitorios
4 Dormitorios
Baños
4 Baños
Distancia al mar
1 km
Garaje / Parking
Garaje / Parking

Otras características

Mostrar los 11 servicios Mostrar menos
Piscina privada
Jardin
Galeria / Despensa
Lavadero
Electrodomesticos
Aire Acondicionado
Calefacción
Armarios
Vestidor
Doble acristalamiento
Gimnasio

Lujosa villa moderna con vistas al mar

¿Quieres más información? Menos información
Proyecto de nueva construcción de 4 villas de lujo ultramodernas en la exclusiva zona de Mascarat en Altea con vistas abiertas al Mediterráneo y pueblos costeros circundantes Cada villa exclusiva consta de lo siguiente: 4 dormitorios, 4 baños, cocina americana, salón / comedor, terrazas con piscina y jardín, garaje y mucho más. Aire acondicionado, electrodomésticos y suelo radiante incluidos. Precio Villa A1: 1.950.000 € Precio Villa A2: 1.850.000 € Precio Villa B1: 1.850.000 € Precio Villa B2: 1.950.000 € Llámame hoy para más información ...
Planos del inmueble
El propietario no ha puesto planos del inmueble.
Certificado energético
El propietario no ha puesto información sobre el certificado energético.
¿Le interesa este inmueble y quiere más información?

Simula tu hipoteca

Fondos propios + Gastos:
00,00€
Cuota hipotecaria
€/mes
Ubicación
Altea, Alicante

¿Qué ofrece esta zona?

MásMenos Información

La pintoresca ciudad turística de Altea está situada en la comarca de Marina BaJa, en la costa mediterránea del Golfo de Altea, al sur de Calpe y al norte de Alfaz del Pi. La larga cordillera de la Sierra Bernia separa Calpe de Altea.
La ciudad forma parte del Douzelage, la asociación de ciudades hermanas de la Unión Europea, y es la capital cultural oficial de la Comunidad Valenciana.
Muy tranquila y acogedora, Altea siempre ha atraído a gente brillante y creativa, y a mediados del siglo XX hubo toda una colonia de artistas, autores y músicos, que convirtieron la ciudad en un lugar bohemio.
Hay un gran número de galerías de arte y talleres de artesanía con cerámica y joyería. Y, en su centro cultural, el Palau de Altea, donde actuaron Montserrat Caballé y Rostropovich, se programan conciertos de grandes orquestas, y estrellas de la ópera y del pop de todo el mundo, así como exposiciones y producciones teatrales.
Altea cuenta con una Facultad de Bellas Artes. de la Universidad Miguel Hernández de Elche.
Curiosamente, en honor a la ciudad, Seat denominó a uno de sus modelos de monovolumen deportivo como Seat Altea.
El nombre de la ciudad probablemente proviene del griego Althaia, que significa "Yo curo", o de la palabra árabe aṭṭaláya (atalaya).
Durante la dominación musulmana, Altea pertenecía a la taifa de Denia hasta que fue reconquistada por las tropas cristianas, en 1244, bajo el mando de Jaime I de Aragón.
El siglo XVIII en Altea estuvo marcado por el auge agrario, pesquero, comercial y demográfico. Y durante el siglo XIX, la vida oficial y comercial se trasladó al centro urbano junto al mar.
Altea se diferencia del resto de localidades de la Costa Blanca por sus playas de guijarros y sus calles estrechas con casas blancas cubiertas de tejados de tejas, tan reminiscentes del pueblo andaluz blanco como la nieve.
Senderos empedrados, situados en las laderas de la Ciudad Vieja, conducen a la iglesia católica de Nuestra Señora del Consuelo, que se ha convertido en un símbolo de Altea. Su cúpula azul y blanca es a menudo llamada la "Cúpula del Mediterráneo".
Las ruinas del Fuerte de Bernia. del siglo XVI. y las torres de vigilancia de Bellaguarda y de La Galera (de los siglos XVI-XVII) han llegado hasta nuestros días.
En Altea se encuentra la primera iglesia ortodoxa edificada en España, el Templo del Arcángel San Miguel. Fue construido con el dinero de los feligreses que viven en Altea Hills, una de las zonas residenciales con más alto poder adquisitivo de Altea. Un tercio de los extranjeros aquí son rusos.
Además, los bienes inmuebles de la ciudad son comprados principalmente por británicos, alemanes y escandinavos.
Su elección no es sorprendente, tranquila y serena, Altea atrae a los amantes de la paz y la privacidad.

¿Quieres más información?
Hay 14 personas viendo este inmueble